Aprender a escucharnos

 

Por: Maite Campillo

Directora Pedagógica 

De acuerdo con el filósofo y pedagogo brasileño (Paulo Freire), enseñar exige saber escuchar. Ante los desafíos educativos derivados del distanciamiento social por la pandemia, así como a la diversidad de contextos y condiciones donde se construye hoy el aprendizaje y se establecen los procesos educativos, me vienen a la mente algunas interrogantes: ¿qué debemos priorizar y qué es fundamental tomar en cuenta en el entorno escolar?, ¿los adultos seguiremos siendo los que pongamos de manifiesto qué es lo que necesitan saber cada uno de los niños, las niñas y los jóvenes? Si el mundo ha cambiado de manera tan sorpresiva, ¿tendrá que cambiar la escuela también? y, ¿por dónde empezar para identificar qué es lo prioritario, lo deseable y lo verdaderamente relevante?…

En definitiva, este momento histórico nos pone a los adultos frente a muchas más interrogantes que respuestas y al mismo tiempo, nos regala la oportunidad de encontrarlas en un lugar poco explorado y en ocasiones olvidado: el interior de los alumnos. Su propia sabiduría, la capacidad de interpelar el mundo y la manera en la que son capaces de construir la realidad, son aspectos que estamos convocados a escuchar; es con ellos con quienes debemos dialogar y establecer conversaciones desde el propio significado de persona:

 “La palabra “persona” proviene del latín persona, que significa aquello a través de lo cual (per) pasa el sonido (sona)”.

Así que, el escuchar y dialogar con cada uno de ellos se convierten hoy en aspectos prioritarios y relevantes, no solo desde la percepción sonora y la interpretación cognitiva, sino desde la apertura empática a la posibilidad de establecer una conexión auténtica que nos permita eliminar el ruido para lograr pasar al silencio que nos posibilite escuchar, de manera profunda y auténtica su propio sonido, ya que este principio es el que contribuye a generar un sentido de Comunidad a partir de la propia identidad. Es tiempo de dialogar en conjunto con los alumnos sobre la educación y desde la educación, es prioritaria una Comunidad Educativa que parta y se sostenga desde la escucha e intereses de sus alumnos para construir puentes sólidos y duraderos.

En definitiva y en respuesta a las preguntas iniciales, hagamos del entorno escolar un espacio que aprecia, reconoce y escucha el interior y la sabiduría de cada uno de los alumnos con el propósito de generar y compartir nuevos significados desde la experiencia de adaptación y readaptación al mundo de los niños, las niñas y los jóvenes durante y después de la pandemia. A los educadores, hoy nos toca escuchar, acompañar y reflexionar a partir de sus propios cuestionamientos para que juntos imaginemos realidades posibles y deseables que exigen construirse en el aquí y el ahora. Un futuro pensado por y para sus alumnos, solo es posible si se valida en el presente la voz de su principal motivo de ser y hacer en común.

Enseñar y aprender no es adquirir conocimientos sin sentido, educar implica diseñar experiencias intelectualmente desafiantes y emocionalmente convocantes que lleven a cada uno de los alumnos a desarrollar mentes brillantes con corazones cálidos.

La escuela es el lugar donde los alumnos deben aprender, por medio de su propio sonido y el de los demás, a ser ellos mismos para lograr conformar juntos la orquesta que hoy todos necesitamos escuchar y disfrutar.

Comments are closed.
Últimas noticias

Próximos eventos

No hay próximos eventos actualmente.